Objetos de cielo profundo

Los astrónomos amateurs denominan Objetos de Cielo Profundo (Deep Sky Objects, o DSO, originariamente en inglés) a los objetos celestes que no son del Sistema Solar (como los planetas, cometas y asteroides), ni estrellas individuales o sistemas de estrellas múltiples.

Normalmente, esos objetos no son visibles a simple vista, pero los más brillantes pueden verse con un pequeño telescopio o incluso con unos binoculares potentes.

Se trata de objetos remotos como cúmulos estelares, nebulosas o galaxias.

Estos objetos se encuentran classificados en catálogos, como el Catálogo Messier de 110 objetos, publicado en 1774, o el Nuevo Catálogo General (NGC), publicado en la década de 1880, que recoge 7.840 objetos conocidos a finales del siglo XIX.

Originalmente estos objetos, bien conocidos por los astrónomos, se catalogaban para no ser confundidos con cometas en sus observaciones del cielo. Y actualmente son usados por los astrónomos aficionados para deleite con sus equipos astronómicos.

Los principales tipos de objetos de cielo profundo son:

Galaxias

Una galaxia es un conjunto de estrellas, nubes de gas, planetas, polvo cósmico y materia oscura unidos gravitatoriamente.

Históricamente, las galaxias se han clasificado de acuerdo a su forma aparente:

  • Las galaxias elípticas que tienen el perfil luminoso de una elipse.
  • Las galaxias espirales que tienen forma de disco con estructura de brazos curvos y una concentración central de estrellas conocida como el bulbo galáctico, que es similar en apariencia a una galaxia elíptica.
  • Las galaxias lenticulares que son un tipo de galaxia intermedia entre una galaxia elíptica y una galaxia espiral: son con forma de disco, pero carecen de brazos espirales.
  • Las galaxias irregulares que no tienen una forma definida y son, normalmente, el resultado de perturbaciones provocadas por la atracción gravitacional de galaxias vecinas.

Nuestra galaxia, donde reside el Sistema Solar, recibe el nombre de Vía Láctea, y es una galaxia espiral.

Nebulosas

Las nebulosas son regiones del medio interestelar constituidas por gases (principalmente hidrógeno y helio) además de elementos químicos en forma de polvo cósmico.

Muchas de ellas son los lugares donde nacen las estrellas por fenómenos de condensación y agregación de la materia. Aunque en otras ocasiones se trata de los restos de estrellas ya extintas o en extinción.

Nebulosa de Orión
Nebulosa de Orión M42 o NGC1976

Existen tres típos de nebulosas:

  • Nebulosas de emisión: En ellas el gas brilla por la excitación producida por la intensa radiación ultravioleta recibida de estrellas vecinas calientes (son las mas comunes).
  • Nebulosas de reflexión: Estas nebulosas reflejan la luz de estrellas cercanas que no son lo suficientemente calientes como para emitir la radiación ultravioleta necesaria para excitar el gas de la nebulosa.
  • Nebulosas oscuras: Es una acumulación de gas o polvo interestelar que no emite ni refleja ninguna luz por estar lejos de las estrellas, pero sí absorbe la luz de objetos que están detrás de ella.
    Su existencia se deduce por la presencia de una región oscura que destaca sobre el fondo del cielo estrellado.

Un tipo especial de nebulosas de emisión son las producidas por la explosión de una estrella muy masiva al final de su vida.

  • Nebulosas planetarias: Si su masa no supera 8 masas solares, en su explosión las capas externas forman una nube de gas con una cierta esfericidad (o simetria) que se ionizada por la radiació ultravioleta de la enana blanca que queda en su interior. Su nombre provien del echo que a baja resolución pueden ser confundidas con un planeta.
  • Remanentes de supernovas: Si se trata de una estrella supermasiva (mayor a 8 masas solares) se produce una violenta explosión de supernova. La liberación de energia es tan grande que en un 10% de los casos tiene forma totalmente irregular.

Cúmulos estelares

Un cúmulo estelar es un grupo de estrellas atraídas entre sí por su gravedad mutua.

La clasificación tradicional incluye dos tipos de cúmulos estelares: los cúmulos globulares y los cúmulos abiertos o galácticos:

  • Los cúmulos globulares son agrupaciones densas de centenares de miles o millones de estrellas viejas (más de mil millones de años)
  • Los cúmulos abiertos contienen generalmente centenares o millares de estrellas jóvenes (menos de cien millones de años) o de edad intermedia (entre cien millones y mil millones de años). Los cúmulos abiertos son disgregados a lo largo del tiempo por su interacción gravitatoria con nubes moleculares en su movimiento por la galaxia
NGC 346
El cúmulo abierto NGC346 en la pequeña nube de Magallanes.
M 80
El cúmulo globular M80 en Escorpión